Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Garbancito

patufet1_by_ethanael-d4i0k39

Texto: Versión de Martes de cuento del relato popular catalán

Garbancito es la versión castellana del famoso personaje catalán Patufet, un niño muy, muy pequeño, protagonista del cuento del mismo nombre, que para que no lo pisen canta esta canción:

Patim, patam, patum,

homes i dones del cap dret,

patim, patam, patum,

no trepitgeu en Patufet.

Si queréis escuchar la canción pinchad sobre la partitura:

patufet1

Composición de Josep Casas (1913-1988)

 

El término cariñoso “patufet, patufeta”, se utiliza en catalán para referirse a una criatura pequeña y fue el que se eligió para una famosa publicación para niños “En Patufet” publicada en Barcelona entre 1904 y 1938 y, después, entre 1968 y 1973.

380px-En_Patufet

Primer número de la revista “En Patufet”, publicada el 3 de enero de 1904

Tan famoso es este personaje entre los niños catalanes, que incluso le han dedicado un monumento, obra del escultor Efraïm Rodríguez, en la plaza de Folch i Torres de Granollers.

18

Encontramos a Patufet también en Aragón, Mallorca, País Valencià, el Alguer… con otros nombres: Pere Patufet, Cigronet, Garbancet, Gra de mill, Senabret, Cabeceta d’alls, Llagoreta-tomate, Nabet, Trompetet, Nap-buf… Incluso existe la versión femenina llamada Ditona.

La figura del niño diminuto y listo es típica de muchos lugares y hay versiones distintas de la historia.

Por ejemplo, Madame Bovary, de El cuento inacabado nos hace llegar una de muy divertida, en la que Garbancito es tragado por un gallo y no por un buey:

-¡Garbancitooo!, ¿dónde estás?

-¡En la barriga del gallo Kiriko, que me lleva a la boda del tío Perico!

En esta versión, los papás de Garbancito hacen cantar al gallo para liberar a su hijo.

Así, que si conocéis a este personaje por otro nombre, o sabéis otras versiones, ¡hacédnoslo saber!

Pero cuidado, no debéis confundirlo con el también diminuto Pulgarcito, el de las botas de siete leguas y las miguitas de pan, cuya historia encontramos en muchas partes del mundo:  Thumbikin (Noruega), Lipuniushka (Rusia), Tom Thumb (Gran Bretaña), Pulgarcito (España), Polzet (Catalunya), Pollicino (Italia), Duimedik (Holanda), Issun-bōshi (Japón) o Piñoncito (Chile).

También la historia de Pulgarcito ha sido recreado en muchos cuentos por autores famosos: Le petit poucet, de Perrault, Daumesdick o Däumling, de los hermanos Grimm o la versión femenina Tommelise, de Andersen… pero ese cuento lo dejamos para otro martes.

 

Ilustración: Ethanael

gif_by_emoxynha-d54d8lr

vuelve al cuento

2 comentarios el “Garbancito

  1. Nunca se acuesta uno sin saber algo nuevo. No tenía ni idea de su procedencia. Este cuento siempre me ha gustado por la cancioncita y porque podías poner voces mientras lo contabas.

    Le gusta a 1 persona

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: