Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

El hombre necio que vendió su barba

old_man_by_sharandula-d6q68yb

Texto:  Cuento popular gitano de Suecia

La historia de estos dos vecinos está incluida en una recopilación de cuentos orales de tradición gitana procedentes de más de treinta países, cada uno de ellos de épocas distintas y con estilos muy diferentes, llevada a cabo por Diane Tong.

Al leer este, nos gustó mucho, porque además de parecernos muy original, pensamos que posee un contenido rico en significados. Así que cumple dos de los requisitos más importantes que, en nuestra opinión, debe tener un cuento para pasar a formar parte de Isla Imaginada: entretener y hacer reflexionar al lector.

Cambiamos aquí y allá algunas cositas, añadimos o modificamos pequeños detalles, pero respetando siempre el contenido, para adaptarlo mejor a nuestro gusto. Esperamos que el resultado os satisfaga, ya que nosotros solo somos aprendices de juglar, y no pretendemos competir con el pueblo gitanorromanò thèm—; magos de la palabra y que, sin a lugar a dudas, puede presumir de dominar el arte de contar cuentos. Los todavía hoy multitudinarios encuentros familiares, que generalmente suelen durar varios días, son ocasiones perfectas para poner en común historias ciertas y no tan ciertas.

La cultura romaní, tan cercana y tan desconocida a la vez, nos proporciona un sinnúmero de historias que versan sobre diversos temas, pero en los que se adivina el trasfondo inequívocamente calé. Sus cuentos nos permiten asomarnos a la vida de este pueblo, siempre rodeado, para bien y para mal, de un halo de misterio.

Aunque debido a su carácter tradicionalmente nómada no hay estadísticas definitivas que nos indiquen cuál es la población gitana mundial, se calcula que hay unos 12.000.000 de gitanos, pertenecientes a distintos grupos, repartidos por el mundo.

Los principales grupos de Europa y América son los vlachs, los romaniches y los calés. En Oriente Medio, entre otros, están los nawar y los ghagar, y, además, también hay varios grupos en India, lugar de origen de este pueblo.

Aunque el sustantivo gitano deriva de Egipto, país del que erróneamente consideran algunos —tanto payos como calés— que provienen, en realidad, los roms (gitanos en romaní, su lengua, también denominada calé o caló en España), proceden del noroeste de la India.

Bandera gitana establecida en 1971 (adaptación de la bandera de la India). El azul simboliza el cielo, techo del hogar gitano. El verde el suelo, el mundo por el que transitan. La rueda expresa el deseo de libertad.

A partir del siglo X (según algunos del IX, a causa de la llegada del Islam a la India), y sin que se sepa el motivo real —aunque hay cientos de teorías—, grandes grupos de gitanos abandonaron su tierra en sucesivas oleadas y se dirigieron a Europa. Es posible estudiar la ruta que siguieron y las fechas de sus migraciones a partir de los préstamos lingüísticos incorporados al romaní procedentes de lenguas como el  persa, el armenio, o el griego bizantino.

La primera referencia conocida sobre la presencia de gitanos en Europa data del siglo XIV y ya en el siglo XVI hay constancia de gitanos en prácticamente todos los países europeos. Herreros, cesteros, músicos, adivinos, fabricantes de ropa y calzado… sus profesiones, casi siempre itinerantes y reflejadas en muchos cuentos, los desperdigaron por todo el orbe.

Por su condición de gente de paso, fueron perseguidos y, en muchos casos, asesinados, arrinconados o expulsados de los países en los que moraban. Su forma de vida, siempre incomprendida, fue (y todavía sigue siendo) objeto de rechazo, de intentos de regulación por parte de las autoridades de los países en los que se asentaron o de programas de integración forzosa, orientados a erradicar sus costumbres mediante políticas represivas y racistas.

La máxima violencia ejercida contra los gitanos se produjo durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fueron sistemáticamente perseguidos y masacrados por los nazis,  en un intento de exterminarlos por completo. En la contienda, al menos medio millón fueron aniquilados en los campos de concentración.

Más recientemente, la guerra en la antigua Yugoslavia provocó, entre otras atrocidades, las vergonzosas limpiezas étnicas llevadas a cabo, principalmente, por parte del ejército serbio. Bosnios y croatas, e incluso los propios serbios, sufrieron terribles injusticias, pero también las sufrió un gran número de gitanos, a los que, sin embargo, los medios de comunicación no tuvieron tan presentes.

La figura de los gitanos fue durante siglos injustamente tratada en la literatura de payos, que la utilizaron para amedrentar a niños y mayores. Fue común la caracterización como personajes siniestros y malvados, lo que contribuyó a la xenofobia y al odio racial hacia este pueblo, que todavía en la actualidad persiste y que a menudo hace verlos, a través de los ojos de la ignorancia, como ladrones, charlatanes, mentirosos e inadaptados.

Pero no es posible generalizar y como muy bien explica el cuento «Phara-un, dios de los gitanos», en cada uno es posible hallar el bien y el mal:

Los gitanos tenemos un dios; su nombre es Phara-un. Es en parte dios (es decir, bueno), y en parte humano (es decir, no tan bueno). A ver si me explico: también puede hacer algunas cosas mal, como las hacemos los gitanos, pero las hace sin mala intención. […] Igual que los gitanos, no es ni del todo bueno ni del todo malo, pero ha conservado su honestidad.

Páginas como «Fundación Secretariado Gitano» o «Unión Romaní» nos ofrecen otras perspectivas de la comunidad gitana.

También, si tenéis tiempo, podéis leer la interesante entrevista al Ingeniero aeronáutico Miguel Mendiola o hacer una sencilla búsqueda en Google que quizá os sorprenda con el resultado.

Y como en el Himno gitano, «Gelem, gelem», ojalá algún día podamos cantar:

Ahora es el tiempo.
¡Oh, rom!,
¡oh, muchachos!
Recorramos nuevos caminos.
¡Vamos!, que la esperanza de tiempos mejores
es la que nos guía cada día.

Ilustración: sharandula

Gif: Giphy

hair-and-beard-ratio-vector-01

vuelve al cuento

10 comentarios el “El hombre necio que vendió su barba

  1. A. Losa
    26/05/2017

    Maravillosa lección la de este cuento. Gracias por ponernos delante, no solo su origen, sino la historia de aquellos que lo concibieron y aún hoy lo cuentan en sus reuniones. Lo más bonito de los cuentos y las leyendas es que no entienden de razas o fronteras, ojalá la Humanidad aprendiera ese significado de ellos.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      29/05/2017

      Cierto, Aurora. Los cuentos nos evidencias que las fronteras son artificiales y que lo que alberga el corazón de los hombres no entiende de razas ni de épocas.

      Le gusta a 1 persona

  2. Julie Sopetrán
    28/04/2017

    No creas que no leí esta página, me gustó tanto que dejé para más tarde comentarte, pero es que todo lo que aprendí en ella es para felicitarte. Excelente trabajo, y la guardo para releerla, me encantó el video y todo lo que cuentas. Gracias Nona, eres genial. Y la ilustración… de lujo. Mi abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      28/04/2017

      Estoy contenta de que podamos aprender juntas cosas nuevas. Los cuentos, como casi todo en esta vida, no acaba en lo que vemos a simple vista, sino que detrás hay una historia apasionante que nos hace un poquito más sabios y nos abre la mente a nuevas realidades.
      Gracias por leer el «extra». Me encanta saber que no soy la única curiosa de Isla Imaginada 😀 😀 😀 😀
      Un abrazo gigante, Julie.

      Le gusta a 1 persona

  3. juanicasco
    26/04/2017

    Te lo he dicho ya pero es la pura realidad, contigo siempre aprendo. Esta semana te has superado. Gracias amiga ¡La ilustración magnífica!

    Le gusta a 1 persona

  4. evavill
    25/04/2017

    Muy interesante, Nona, toda esta explicación sobre el pueblo gitano y su tradición de narrativa oral. No pensaba yo que había gitanos en Suecia, fíjate qué ignorante.
    Me ha gustado su Dios, con defectos, muy cercano.
    Tiene razón Isabel, la ilustración es magnífica.
    Muchos besos

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      26/04/2017

      Ese dios, me parece a mí que realmente hizo a los suyos a «su imagen y semejanza», mezcla de lo bueno y lo malo. Se parece un poco al cuento de los dioses aburridos que hay en el libro Martes de cuento 😉
      En cuanto a la ilustración, dudé un poco y hay quien me ha dicho que le da miedo.
      Un abrazo grande.

      Le gusta a 1 persona

  5. Hoy, querida Nona, has hecho una entrada “extra” increíblemente buena y muy generosa para tus lectores. Hoy, mi enhorabuena es más enhorabuena que nunca.+

    Decirte también que la ilustración de sharandula es magnífica y aún le aporta más fuerza al texto.

    Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      26/04/2017

      Lo cierto es que empecé a recopilar datos y me entusiasmé y casi ha quedado un ensayo más que una entrada 😀 😀 😀
      Me alegra mucho que hayas disfrutado con la lectura y la ilustración de esta semana.
      Millones de besos, Isabel 😉

      Le gusta a 1 persona

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: