Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

El pastelero triste

Texto: Noemí Pes (noemi@sangaku.education)

A esta autora ya la conocéis, porque dos de sus cuentos forman parte de Isla Imaginada: «Un tesoro bajo el sofá» y «El coleccionista de copos de nieve».

Noemí siempre ha estado vinculada al mundo de la comunicación y las buenas letras, ya sea como periodista, copywriter, editora de literatura infantil o como escritora, pero hoy queremos acercaros a la Noemí implicada plenamente en el proyecto Sangakula enseñanza que viene, uno de cuyos retos debería ser «Educar para la vida, y no solo para el trabajo»:

Formarse es encontrar la propia singularidad, es desplegar todo aquello con lo que se nace.

No podemos estar más de acuerdo, porque ya sabéis que uno de los deseos de «Martes de cuento» es poner su granito de arena para conseguir que los niños lean, ya que al leer, nos convertimos en agentes activos de nuestro propio crecimiento personal.

Una vez superada la etapa de imitación de modelos, conquistamos nuestra propia expresión comunicativa, original y personal ya que la lectura es un hilo que nos conduce hacia nuestra propia esencia, porque nos estimula a interrogarnos, a buscar respuestas, a organizar la información…y, por tanto, nos involucra en nuestro propio desarrollo personal.

Cada lectura debería conectarnos con lo que todavía desconocemos de nosotros mismos. Debería liberar la voz interior que nos permite encontrar nuestra propia expresión, porque mediante el lenguaje construimos el mundo, la realidad. Con él nos contamos a nosotros mismos y a los demás; contamos el mundo, los sentimientos…

Pero ¿cómo hacerlo?

Nos hemos alienado como sociedad, perdiendo la conexión más íntima con nuestra propia esencia.

Para (re)encontrar esa esencia, Noemí nos propone un seminario de biomimética, una forma de bucear en nosotros mismos imitando la naturaleza que nos rodea, de la que nunca deberíamos habernos alejado, porque

Los seres humanos somos como semillas. En nuestro interior se encuentra todo lo necesario para desarrollarnos plenamente; para llegar a ser todo aquello que podemos ser.

Si queréis saber más sobre este seminario, haced clic sobre la foto inferior.

 

Ilustración 1: AuToFluXx

Ilustración 2: Foyaland

Gif: Gifamania

vuelve al cuento

6 comentarios el “El pastelero triste

  1. Julie Sopetrán
    15/03/2017

    No sabes cuánto y cómo comparto la filosofía de Noemí. Mi padre, agricultor, naturalista, me enseñó esta forma de pensar, de sentir, de ser, todo está dentro de nosotros y prestamos oídos sordos a ello. Felicito a Noemí por este cuento maravilloso, y te aseguro que voy a leer despacio la información de su seminario. Me encanta. Gracias por traernos cuentos tan bellos. También me encanta el ilustrador Foyaland. Gracias Nona. Es un placer aprender y soñar con vosotros. Mi abrazo fuerte y mi admiración por la obra de Noemí y por tu sensibilidad.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias por el cuento y por la información que aportas sobre Noemí .
    ¡Felicidades!

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      15/03/2017

      Noemí es una persona muy, muy especial para mí, me alegra que hayas leído con interés lo que he escrito sobre ella 🙂
      ¡Muchas gracias, Isabel!

      Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: