Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Virgo

06_Virgo

Ilustración: Losenko

De la historia de la constelación de Virgo (23-08/22-09), sexta casa del Zodiaco, hay dos versiones.

 ***

1024px-Salvatore_Rosa_001

Ilustración: “Astrea deja a los pastores”, Salvatore Rosa (s. XVII)

La primera versión, nos cuenta que  Astrea (la estrellada), también conocida como Dice, Dicea o Dike (Iustitia para los romanos, pero no equivalente a la Temis griega, diosa de la justicia y madre de Astrea) era hija de Zeus y Temis y hermana de Pudor. Era la diosa virgen encargada de transportar entre sus brazos los rayos de su padre.

Cuando los dioses convivían con los humanos, durante la Edad de Oro, difundió entre los hombres los sentimientos de justicia y virtud.

Después, los mortales degeneraron y la maldad se apoderó del mundo. Los dioses volvieron al cielo y Astrea, aún se quedó un tiempo con los pastores. Fue la última en regresar y, cuando lo hizo, se convirtió en la constelación de Virgo.

 ***

Erigone Standing by Anne Louis Girodet de Roussy Trioson

Ilustración: “Erígone”, de Anne Louis Girodet de Roussy Trioson

La segunda versión, nos dice que, en su vida mortal, la que luego se convirtió en Virgo, se llamaba Erígone, y era hija de Icario, un hombre, que en tiempos del rey Pandión de Atenas, había dado hospitalidad a Dioniso, dios del vino, cuando bajó a la tierra para entregar a los hombres la vid y el vino. El dios se enamoró de ella y los dos engendraron al héroe Estáfilo.

El dios, agradecido, obsequió a Icario con un odre de vino y le ordenó que lo diese a probar a la gente. Cuando Icario lo ofreció a unos pastores, estos bebieron confiados, pero se embriagaron y como no sabían qué les ocurría, pensaron que había querido envenenarlos y lo apalearon hasta matarlo. Después, abandonaron su cadáver bajo un árbol.

Mera, el perro que acompañaba a Icario, condujo a Erígone hasta el lugar en el que yacía. Al ver a su padre muerto, Erígone no pudo resistir el dolor y se ahorcó del árbol bajo el que yacía el cuerpo insepulto de Icario. Mera, el perro, se arrojó a un río cercano y también murió.

Por tales hechos, Dioniso envió una plaga a los atenienses: las doncellas de Atenas enloquecían y se ahorcaban. Al consultar al Oráculo de Delfos, la respuesta fue que el dios se vengaba de la muerte de Icario y Erígone, que había quedado impune. Se buscó a los culpables y se les dio castigo y, en honor de Erígone, se instituyó una fiesta en la que algunas muchachas eran colgadas de los árboles. Más tarde, las chicas fueron sustituidas por discos en los que se representaban caras. Y este fue el origen del rito de los oscilla.

Zeus, apiadado por la tragedia, convirtió a los tres en estrellas. Icario en la constelación de Boyero, a Erígone en Virgo y a Mera en la Estrella Menor del Perro.

*****

Mitología griega.

Ilustración 1: Losenko

4 comentarios el “Virgo

  1. Marisa Alonso
    22/09/2014

    No conocía la historia de la constelación de Virgo. Muy interesante.
    Un abrazo Martes de Cuento

    Le gusta a 1 persona

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: