Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Oisín y Niamh

gal_2015-02-18 13 26 33

Ilustración: Stephen Reid

Entrada propuesta por Aurora Losa de
La desdicha de ser salmón y El viento sobre las colinas de Éire

En la literatura irlandesa existe un género conocido como imram, que narra los peligros de los viajes por mar a las misteriosas «islas de la bienaventuranza», también conocidas como «islas fantasma».

Se creía que estas islas estaban situadas en el océano Atlántico, frente a la costa oeste de Irlanda, pero no siempre eran visibles, ni tampoco cualquiera podía llegar hasta ellas.

En relación a una de estas islas, la de Tír na nÓg, «la Tierra de la Eterna Juventud», nos llegan preciosas leyendas y una de ellas, quizá la más bonita y triste de todas, es la de Oisín, hijo de Finn mac Cumaill y de Sabd (o Sava), nieta del dios Dagda.

***

Niamh Chinn Óir, (Niamh, la del cabello dorado), era un hada encantadora, hija de Manannán mac Lir, el dios del mar. Hasta la muchacha habían llegado las historias del poeta y guerrero Oisín, del que se había enamorado. Deseosa de convertirlo en su esposo, fue en su busca hasta el mundo terrenal.

Al llegar allí, Niamh encontró a Oisín cerca del brumoso Lough Leane, el más grande de los lagos de Kíllarney y uno de los portales de entrada hacia el mundo sobrenatural de Tír na nÓg.

El hada atrajo al joven y juntos se dirigieron hacia un paraíso de belleza sin igual, lleno de intensos colores, de pájaros y de música. Un lugar donde el amor jamás moría.

Los habitantes de Tír na nÓg habían sido bendecidos con la eterna juventud y no estaban afectados ni por el tiempo, ni por las normas, ni por el trabajo.

Pasó el tiempo. Oisín era feliz junto a Niamh. Pero era humano y la naturaleza de todos los humanos es no conformarse con nada y no tener nunca suficiente. Así que un día, empezó a sentir añoranza de su familia, de los fianna, de las aventuras y de su patria y le dijo a Niamh que deseaba regresar a su antigua vida.

Aunque apenada, Niamh acató sus deseos y le entregó su hermoso caballo blanco, Embarr, con el que le dijo que podría regresar a Irlanda si ese era su deseo. Le advirtió, no obstante, que cuando llegará a su país bajo ningún concepto desmontara del caballo y pisara el suelo.

Al llegar Oisín a Irlanda, pronto descubrió que había pasado mucho tiempo y que los tres años compartidos junto a Niamh en Tír na nÓg eran, en realidad, trescientos años en la Tierra.

Todas las personas a las que había conocido habían muerto y lo peor de todo; las costumbres y creencias habían sido completamente olvidadas. Incluso las historias de las heroicas hazañas de Finn mac Cumaill, su padre, se habían perdido para siempre en la bruma del tiempo.

Abatido por la pena, olvidó por un instante la advertencia de Niamh y desmontó de su caballo. Justo cuando sus pies tocaron el suelo, el tiempo pasó para él de golpe y se convirtió en ceniza.

Otros, sin embargo, cuentan que no murió y que al desmontar se convirtió en un anciano decrépito y ciego y que fue así como San Patricio, patrón de Irlanda e introductor del cristianismo en la isla, encontró a Oisín. Algunos dicen que cuidó de él hasta que murió y que fue el encargado de recoger las historias de los viejos tiempos para la posteridad. Otros dicen que, después de contar al santo su historia, Oisín regresó junto a Niamh.

Hay también quien afirma que no desmontó de su caballo, sino que al ver que el tiempo había pasado y ya no quedaba nada de lo que él amaba, decidió regresar junto a Niamh. Durante el camino de regreso, vio a unos hombres que intentaban mover una gran piedra y al tratar de ayudarlos, cayó accidentalmente de su caballo y al instante envejeció trescientos años, momento en el que San Patricio lo encontró.

*****

Mitología celta

Ilustración: Stephen Reid

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: