Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Nombre

20131201-nube-de-tags-voluntarios-preparate-madrid-1024x581El nombre –verbo– antes que como signo identificador de algo o alguien, actúa como potencia mágica. No solo es lo que se dice sino lo que posibilita ese decir. Verbum, Logos, además de palabra es concepto, idea.

Casi todas las formas de magia antigua necesitaban del conocimiento de los nombres ocultos de los dioses. Muchas deidades tenían dos grupos de nombres: los públicos y los secretos, estos últimos solo los conocían unos pocos privilegiados. El nombre, ya fuera pronunciado en voz alta o bien fuera escrito, poseía un poder inmenso, pues saber cómo se llamaba de verdad un dios permitía convocar todos los poderes y fuerzas que ese dios representaba.

En el Enuma Elish (Cuando en lo alto…), el poema de la creación mesopotámico (segundo milenio aec), encontramos una masa acuosa primordial con una doble personalidad: Apsu (agua dulce) y Tiamat (agua salada). Pero en ese inicio acuoso nada tenía todavía nombre porque no había surgido la vida.

Cuando en lo alto el cielo aún no había sido nombrado

y, abajo, la tierra firme no había sido mencionada con un nombre,

solos Apsu, su progenitor,

y la madre Tiamat, la generatriz de todos,

mezclaban juntos sus aguas:

aún no se habían aglomerado los juncares, ni las cañas habían sido vistas.

Cuando los dioses aún no habían aparecido,

ni habían sido llamados con un nombre, ni fijado ningún destino,

los dioses fueron procreados dentro de ellos.

Y es que para Mesopotamia, decir era suscitar la realidaddecir era sinónimo de ser. Por eso, el que nombraba tenía la facultad de crear. El nombre era de una importancia primordial, puesto que nada existía si no era previamente llamado a la vida.

enuma-elish

Enuma Elish

Incluso la ciencia y la sabiduría babilónicas estaban basadas en las listas de nombres. Había multitud de cosas, de seres, de animales, dioses, minerales… y todo poseía su propia denominación, porque si esta se desconocía, no era. En consecuencia, nombrar las cosas y hacer listas era su obsesión. Cuantos más nombres conocían, más sabios se consideraban. El ser estaba ligado al nombre y el nombre, a su vez, quedaba ligado a la esencia de su poseedor.

Sumerian_MS2272_2400BC

Lista de los reyes sumerios, siglo XXIV aec

También para los egipcios lo que no era nombrado carecía de existencia. Al nacer, las personas debían recibir rápidamente un nombre porque en caso contrario no eran. Más que una denominación, era un componente mágico en el que residía parte de la esencia del portador.

Cuenta un relato mitológico egipcio, que la diosa Isis creó una serpiente para descubrir el nombre secreto de Ra y, de este modo, poder hacerse con sus poderes.

En la cosmogonía menfita, el dios Ptha crea el mundo mediante SIA, la inteligencia del pensamiento que reside en el corazón. Una vez lo ha imaginado, le da existencia pronunciando el nombre mediante HU,  la personificación de la palabra.

En el “Génesis” (1,3) la palabra de dios es creadora: “Dijo Dios: -Haya luz-; y fue la luz.”

En “Éxodo” (20,7) se advierte: “No tomarás en falso el nombre de Yavé, tu Dios.”

Varios pasajes bíblicos (Is 62,2; Ap 2,17) aseguran que “El Nombre Sagrado será revelado en los últimos días.

En “Deuteronomio” (12,5;12,21;16,11) se repite que Jerusalén es “el lugar que el Señor ha elegido para poner en él su Nombre”.

El padrenuestro cristiano reza: “Santificado sea tu nombre” (Mt 6, 9; Lc 11,2)

Al inicio del Evangelio de Juan leemos: “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios.”

Para el antiguo imperio romano, Roma era el nombre público de la ciudad cuya denominación sacerdotal era Flor o Florens y tenía un tercer nombre, totalmente secreto. Se tiene la certidumbre de que ese nombre existía porque Plinio, en Historia Natural, narra la ejecución del magistrado que lo reveló. Quinto Valerio Sorano, fue condenado a morir crucificado después de publicar  Epoptidon (Los Iniciados), en el cual lo desvelaba.

En muchas de las tradiciones precolombinas encontramos el poder creador del nombre.

En el Popol Vuh, ‘Libro del consejo’ o ‘Libro de la comunidad’, una recopilación de narraciones míticas, legendarias e históricas de los k’iche’ (pueblo guatemalteco) se cuenta que Tepeu y Gucumatz crearon a partir del poder de la palabra: “Así fue en verdad como se hizo la creación de la tierra: -¡Tierra!- dijeron, y al instante fue hecha”.

También el dios inca Viracocha crea mediante la palabra. La Oración al Hacedor dice “Dios que gobierna y preserva, que crea con solo decir: -Sea hombre, sea mujer-“

En los Anales de los Cakchiqueles, se relata una teogonía maya en la que los dioses, una vez creados “Sucedió que se hablaron los unos a los otros […] y sucedió que despertó la Tierra, se explicaron el Cielo y la Tierra, y los Árboles y la Piedra.  Nació Todo por causa del Señor dios el Verbo.”

cachikeles

Anales de los Cakchiqueles

Entre los judíos no se pronuncia jamás el Tetragramaton, que representa el nombre de dios. Al leerlo en la Tanaj, los creyentes dicen Adonai (Mi Señor), o simplemente Él, porque nombrarlo sería convertirlo en un objeto y, para ellos, dios no es un ser, sino un acto, presencia creadora y fuente de toda existencia.

el-tetragrama

Tetragramaton

El ספר יצירה (Sefer Yetziráh – Libro de la Creación) da una interpretación mística de las letras del alfabeto hebreo. Estas letras no solo son consideradas como portadoras de los poderes creadores del mundo, sino también como fuerzas capaces de revelar al propio Creador del Mundo.

Según la teología islámica, los nombres de Dios son cuatro mil: “Mil nombres son conocidos solamente por los ángeles. Otros mil solamente los conocen los profetas. Hay trescientos en la Torá, trescientos en los Salmos, trescientos en el Evangelio, y noventa y nueve en el Sagrado Corán. Un nombre es guardado en secreto por el Señor Todopoderoso. Es llamado el Nombre Supremo significando que ese nombre es únicamente para Él, y permanece escondido con su Esencia.

Caligrafia_Nombres_Allah

Algunos de los nombres de Allah

En las tradiciones esotéricas, conocer el nombre de un ser mágico es, de por sí, tener poder sobre esa criatura. Al conocer su apelativo queda atada al invocador y este, en cierto modo, la somete y condiciona. Por este motivo, el nombre auténtico se suele guardar en secreto, ya que su uso frecuente o indebido tiene un efecto debilitador sobre la magia.

El auténtico nombre de Baiame, divinidad suprema de las tribus del sudeste de Australia, solo es conocido por los iniciados, puesto que en el ritual de iniciación, junto al verdadero nombre de la divinidad, se revela también su íntima naturaleza. Para las mujeres y los niños es, simplemente, papang (padre) o biambam (señor).

En estas sociedades, el nombre auténtico de las personas tampoco es pronunciado fuera de los círculos familiares íntimos porque quien conoce el nombre, posee también el espíritu. Se suele utilizar un sobrenombre para llamar a la gente, ya que se cree que si el auténtico nombre se pronuncia indiscriminadamente en voz alta, se corre el riesgo de que los demonios lo oigan y tomen posesión del alma. En cambio, si el ser maligno utiliza el sobrenombre para hacer el mal, el encantamiento no surte efecto. Por este motivo, al atravesar en compañía de alguien lugares potencialmente habitados por demonios como bosques espesos, minas o corrientes de agua se debe evitar pronunciar el nombre auténtico en voz alta, porque los demonios podrían apoderarse de él y usarlo para llevar a cabo sus hechizos.

En algunas tribus indias norteamericanas y también en algunas de Nueva Guinea, jamás se pronuncia el nombre de un muerto en voz alta, ya que el fallecido puede oírlo y regresar junto al que lo invoca para importunarlo.

Sin duda, el nombre es un elemento importante y diferenciador que nos define y nos acompaña durante nuestra existencia y algunas veces incluso nos trasciende. Y aunque nos dieron uno al nacer, somos libres de cambiarlo y escoger otro, o incluso varios, a lo largo de la vida. No obstante, si lo hacemos, quizá deberíamos ser cuidadosos con nuestra elección y tener en cuenta lo que los romanos afirmaban hace siglos…

Nomen est omen,
El nombre es el destino.

****

Texto: Martes de cuento

10 comentarios el “Nombre

  1. evavill
    14/01/2016

    Me ha encantado. A partir de ahora me tomaré más en serio mi nombre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Anónimo
    11/01/2016

    Una estupenda entrada, me dejas sin palabras!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      12/01/2016

      🙂 Me alegra mucho que te haya gustado. No es una sección muy visitada, pero me gusta ir poniendo artículos de vez en cuando. ¡Un abrazo y gracias por comentar!

      Me gusta

  3. Óscar
    11/01/2016

    Menos mal que tengo dos nombres y el segundo no sale ni en mi DNI… 😛

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      11/01/2016

      ¡Pues guárdalo bien en secreto! A ver si alguno a los que les has rechazado la foto para el DNI de la Primera Comunión te hace un conjuro 😀 😀 😀 ¡Un abrazo, Óscar!

      Le gusta a 1 persona

  4. Ana Fernández Diaz
    11/01/2016

    Qué entrada màs buenisima. Fabulosa labor de recopilaciòn!!!
    Entonces mi nombre es mi destino y en el està mi esencia verdad??
    Pues entonces guardaré celosamente mi segundo nombre. Por lo que pudiera pasar …
    Gracias!! Es fantástica la entrada. Y si, mi nombre està entre todos esos de la foto de arriba…

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      11/01/2016

      ¡Exacto! Al menos eso decían en la antigüedad, porque si tenemos que creer eso, nombres como Juan, José o María deberían tener biografías similares 😀 😀 😀
      🙂 Me alegra que te hay gustado la entrada, Ana. ¡Un abrazo!

      Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: