Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Cabra montesina

05_monte

La Cabra montesina tiene muy mal carácter y se come a todo aquel que se le acerca hasta que alguien es capaz de vencerla.

Se ignora su origen, pero diferentes versiones de esta historia, con ligeras variaciones, se cuentan en grandes áreas de España: Zaragoza, Cáceres, Burgos, Extremadura…

Esta es la nuestra.

*****

Érase una vez una madre que tenía tres hijas. Estaban las cuatro cosiendo un día en la puerta de su casa cuando se les acabó el hilo. La madre le dijo a la hija mayor:

—Sube al desván y coge más hilo.

La hija subió las escaleras y en el desván se encontró a una cabra que había bajado del monte y que le dijo:

—Soy la cabra montesina que vive en Montepelao, si te pasas de la raya te comeré de un «bocao».

La muchacha no hizo caso a la cabra, se pasó de la raya y la cabra se la tragó de un bocado.

La madre, al ver que su hija no bajaba, le dijo a la mediana:

—Anda, sube a ver qué le pasa a tu hermana que no viene y baja tú el hilo.

Al llegar a lo alto de la escalera, la cabra le dijo a la hija mediana:

—Soy la cabra montesina que vive en Montepelao, si te pasas de la raya te comeré de un «bocao».

La hija mediana no hizo caso a la cabra, se pasó de la raya y la cabra se la tragó de un bocado.

La más pequeña de las hermanas, al ver que no volvían, le preguntó a su madre:

—Mamá, ¿quieres que suba yo a buscar el hilo?

—No, ya subiré yo y, de paso, veré qué es lo que ocurre a tus hermanas.

Al subir la madre, la cabra le dijo:

—Soy la cabra montesina que vive en Montepelao, si te pasas de la raya te comeré de un «bocao».

La madre no hizo caso de la cabra, se pasó de la raya y la cabra se la tragó de un bocado.

La hija pequeña, al ver que no bajaban ni su madre, ni sus dos hermanas, se puso a llorar. Pasó por allí un soldado que al ver a la niña llorando le preguntó:

—¿Niña, por qué lloras?

—Mi madre y mis dos hermanas han subido al desván a buscar hilo y no han bajado, porque la cabra montesina se las ha tragado.

El soldado subió al desván y, en cuanto llegó arriba, la cabra le dijo:

—Soy la cabra montesina que vive en Montepelao, si te pasas de la raya te comeré de un «bocao».

El soldado se pasó de la raya y la cabra se lo comió de un bocado.

La niña se puso a llorar aún más fuerte, porque no sabía qué hacer para librarse de la cabra montesina. En esto, acertó a pasar por allí una hormiguita que le preguntó:

—¿Niña, por qué lloras?

La niña le contó a la hormiga lo que ocurría y la hormiga le dijo:

—No llores más, yo subiré a buscar a tu madre, a tus hermanas y al soldado.

—¿Tú? ¡¡Pero si eres demasiado pequeña!!

—Si lo hago, ¿qué me darás a cambio?

La niña le dijo:

—En el desván hay un saco de trigo que puedes quedarte entero si nos libras de la cabra montesina.

Pero la hormiguita contestó:

—¡No, no, un saco de trigo no! ¡Que no cabe tanto en mi costalito, ni muele tanto mi molinito!

La niña le dijo entonces

—Vale. Entonces te daré un puñado de trigo.

—¡No, no, un puñado de trigo no! ¡Que no cabe tanto en mi costalito, ni muele tanto mi molinito!

Al final, la niña le dijo:

—¿Quieres entonces solo un granito de trigo?

—¡Sí, sí, un granito sí! ¡Que cabe en mi costalito, y lo muele mi molinito!

Subió entonces la hormiga y escuchó que la cabra le decía:

—Soy la cabra montesina que vive en Montepelao, si te pasas de la raya te comeré de un «bocao».

La hormiga, que era muy valiente aunque fuera tan pequeña, pudo cruzar la raya sin ser vista, subió por la pata de la cabra y empezó a hacerle cosquillas. La cabra empezó a saltar y a reír hasta que, al final, reventó de la risa y pudieron salir de su barriga la hermana mayor, la hermana mediana, la madre y el soldado.

La hormiguita cogió su grano de trigo y se fue muy contenta a su hormiguero.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

*****

Cuento popular castellano.

4 comentarios el “Cabra montesina

  1. jomabastos
    18/02/2014

    Y así, con tan poco, todo el mundo estaba feliz.

    Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: