Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Aries

01Aries

Ilustración: Losenko

Aries (20-03/19-04)  ocupa la primera casa del Zodiaco. Representa el renacimiento y su símbolo nos recuerda los cuernos de un carnero. Una leyenda mitológica griega nos cuenta cómo se formó esta constelación.

*****

El rey beocio Atamante, monarca de Coronea según algunos y de Tebas según otros, se casó tres veces. Su primera esposa fue Néfele y con ella tuvo un hijo, Frixo, y una hija, Hele.

Más tarde, Atamante repudió a su primera esposa y se casó con Ino, hija del héroe Cadmo. Ino tuvo con el rey dos hijos y celosa de los primogénitos de su esposo, quiso eliminarlos, por lo que ideó un plan para que las cosechas no brotaran y hubo hambre en todo el país. Atamante quiso saber el motivo de aquella hambruna y envió a varios emisarios a consultar el oráculo de Delfos. Los mensajeros, sobornados por Ino, le dijeron que el oráculo dictaminaba que para que cesara el hambre su hijo Frixo debía ser sacrificado.

Ya llevaban al altar al muchacho, acompañado por su hermana, para inmolarlo cuando su madre, Néfele, se apareció ante sus hijos y les entregó un carnero alado, dotado con el don de la palabra, cuya lana era de oro, para que pudieran escapar (otras versiones cuentan que el carnero fue enviado por el propio Zeus).

Los hermanos huyeron montados sobre el carnero. Al sobrevolar el mar, Hele cayó y se ahogó en el estrecho que, desde entonces, se llamó Helesponto (hoy estrecho de Dardanelos), que comunica el mar Egeo con el mar de Mármara, antiguamente llamado mar de Hele.  Otras versiones dicen que Hele no murió, sino que fue salvada por Posidón y que con él tuvo tres hijos.

 

jason

Jasón entrega a Pelias el vellocino de oro. Museo del Louvre

Frixo consiguió llegar sano y salvo a Cólquide, a la corte del rey Eetes, que lo acogió y le dio por esposa a su hija Calcíope. En agradecimiento, Frixo sacrificó el carnero a Zeus, que convirtió al animal en la constelación de Aries, y el vellocino de oro lo ofreció al rey, el cual lo clavó en el tronco de una encina (o roble en otras versiones) y lo consagró a Ares.

Según algunos, Aries es una constelación de poco brillo porque el vellocino de oro se quedó en la Cólquida, custodiado por un descomunal dragón. Tiempo después Jasón y los Argonautas lo robaron por orden del rey Pelias.

*****

Mitología griega.

Ilustración 1: Losenko

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: