Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Tempus Fugit

7724d36476584689543eb06940a2dc10 (1)

Ilustración: Daniela Volpari

Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus

Esta historia está dedicada a vosotros, amantes de los cuentos, y de un modo un poquito más especial a Sensi, que lo inspiró con uno de sus comentarios.
Gracias a todos por un 2015 lleno de buenos momentos.
Os deseamos que 2016 sea también un año de cuento y que en él se cumpla alguno de vuestros sueños.
.

Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong, Dong…

En una oscura y silenciosa casona, a las afueras de La Rosilla, allí donde habitan las termitas del hielo, resuenan las doce campanadas de la medianoche.

Todavía se balancea en el aire el último “dong”, cuando a través de la ventana grande del salón penetra un misterioso y brillante haz de luz.

Cualquiera podría pensar que un rayo de luna se ha abierto paso por entre las espesas nubes que cubren el cielo de esta gélida noche de diciembre, pero Cualquiera estaría completamente equivocado, porque esta claridad no es otra cosa que el medio de transporte de Lupicinia Cucú, Mensajera Real.

En su pico lleva un tarjetón blanco, adornado con una cenefa verde y roja de hojas de acebo. En él, con una preciosa caligrafía dorada, se lee:

Imagen 7

Tarjetones igual a este son repartidos hasta el más recóndito rincón del planeta en el que hay un reloj. Además de Lupicinia, dos armadillos, doce salmonetes, veinticuatro mariposas y cuatro capibaras se encargan, cada diciembre, de entregar en manecilla las invitaciones para la Gran Fiesta de Fin de Año.

En la señorial casona, al imponente reloj de caoba que preside el salón le da un vuelco el péndulo por la emoción y siente que sus segundos se aceleran. Hace semanas que espera la invitación:

—¡Ya estamos! Debo controlar estas palpitaciones o me volveré a adelantar de nuevo.

Después, ya más tranquilo, susurra al reloj de biscuit que hay sobre la mesa de mármol del rincón:

—¡Pst!, ¡Eh, tú!, ¡despierta, que ya ha llegado!

—¡Lo he visto!, ¡lo he visto!  —contesta este poniéndose aún más blanco a causa de los nervios— ¡Tenemos que avisar al resto!

Acompasan sus tiempos y los tic-tac de ambos resuena al unísono por todos los rincones del caserón.

Los relojes van abriendo sus ojitos…

El de arena se quedó ayer parado a las cuatro de la tarde, “¿¡ya es hora de merendar!?” —dice mientras se sacude el polvo.

En el de pulsera que nadie se pone, son las cinco y media de la madrugada; se despereza medio dormido, “Oooooaaaauuuuhh”, estirando su correa azul cobalto.

El de pared, colgado en la cocina, marca las doce y cuatro; siempre puntual, siempre en su punto, sin pasarse nunca…

Uno a uno, todos los relojes que habitan en la casa se van despertando y hacen correr el tic-tac de que la invitación, ¡por fin!, ha sido recibida. ¡Hay que prepararse para la gran noche de pasado mañana!

Dentro de dos días, en la mansión de Don Tempus, se reunirán, como cada año, los relojes de toda la Tierra. Acudirán a la cita los modernos y los antiguos, los de péndulo, los de cuerda, los de sol, los de arena…

Por la gran avenida, con sus mejores galas, desfilarán clepsidras del brazo de despertadores; relojes de pulsera arrastrando sus largas y coloridas colas; relojes de bolsillo con lujosas cadenas de oro y de plata colgando de sus cuellos; grandes y ruidosos relojes de torre, a los que les gusta presumir y llamar la atención en calles y plazas…

A la gran fiesta incluso acudirán los relojes oxidados y parados; los que están hundidos en el fondo de los siete mares o los que no tienen manecillas. Todos se apresurarán para acudir puntuales a la cita, porque no hay manera de saber si habrá para ellos una segunda oportunidad. Entrarán en el gran salón temporal y aguardarán pacientemente su tiempo.

Los primeros en recibirlo serán los de Kiritimati, los seguirán los de Samoa, Nueva Zelanda, Tonga, Fiyi…, Australia, Japón, China… irán desfilando los relojes de todos los países y, por último, les llegará el turno a los de Hawái. Ellos cada año son los últimos, porque los salmonetes que les llevan las invitaciones aprovechan para bañarse en sus playas y siempre entregan tarde las invitaciones.

Ya falta muy poco para que Don Tempus recargue los relojes. Justo cuando las doce campanadas de la medianoche del 31 de diciembre empiecen a sonar, cada reloj recibirá su tiempo; el que gastará durante el año que está a punto de empezar.

¡Ya está aquí Don Tempus para repartir momentos a su antojo!:

—Tú, carrillón, tendrás noventa y nueve días de ensueños, sesenta horas de felicidad, veinte minutos de enfados…

—Reloj de arena, a ti te doy catorce períodos de dudas, seis meses enteros de melancolía, dos de aburrimiento…

—Reloj de sol, te doy tres tardes y media de cariño, seis horas de tristeza, ochenta y tres segundos de nervios…

—Tú, reloj de péndulo, solo tendrás dos meses de buenos propósitos, luego te pararás. Quizá para siempre…

—Despertador, te concedo trescientos minutos de espera, mil segundos robados, una hora de añoranza…

—Para ti, reloj de sobremesa, no hay tiempo…

Cada año, a medida que las campanadas de medianoche suenan a lo largo y ancho de este mundo dando paso al año nuevo, los relojes se van poniendo en marcha con su tiempo renovado.

Pero también cada año, en la mansión de Don Tempus, queda una montaña de instantes que parecen olvidados…

—Maestro Tempus, ¿qué seremos nosotros? ¿Acaso seremos tiempo perdido?

—No, vosotros sois mis mejores instantes, mis minutos más preciados. En vosotros he mezclado risas, llantos, miedos, cantos, recuerdos, ternura, inocencia… En vosotros va lo mejor de mí porque sois tiempo sin reloj, tiempo sin prisa, tiempo sin fin de sueños hermosos, tiempo sin tiempo… Vosotros sois el tiempo feliz añadido a los relojes de los que leen cuentos.

FIN

¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?

rainbow_pencil_avatar_by_shirokuro_chan

shirokuro-chan

Si quieres, también puedes escuchar “Tempus Fugit” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Santornem’hi Monrelat

79 comentarios el “Tempus Fugit

  1. Aquileana
    16/01/2016

    Excelente entrega… casualmente he escrito hace un tiempo un poema llamado así… creo que Tempus Fugit es el anverso de Carpe diem… un abrazo. Aquileana 🌹

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      18/01/2016

      🙂 Si lo tienes en tu blog, estaría bonito nos enlazaras ese poema. Como tú, también creo que van muy de la mano, y ese dúo podría formar un trío con el tópico del “collige virgo rosas” ¡Un abrazo, Aquleana!

      Me gusta

  2. srajumbo
    04/01/2016

    Me alegra saber que tengo tiempo feliz añadido..mi año no ha comenzado bien, lo necesito!

    Le gusta a 1 persona

  3. AcuarelaDePalabras
    04/01/2016

    Gracias por el “tiempo feliz añadido” que nos regalan con este blog de cuentos ilustrados! Feliz y próspero año nuevo 2016 les deseo de corazón. Norma Luz

    Le gusta a 1 persona

  4. Maribel
    03/01/2016

    Hola, ya llegué, saltó la alarma del reloj y aquí estoy viendo otro maravilloso cuento y esperando muchos mas para este año con mucha felicidad, besss

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      03/01/2016

      ¡Gracias Maribel! Este 2016 nos lo comeremos guisado, o frito, o macerado, o en postre… 😀 😀 😀 ¡No podremos resistirnos a él! 😉 ¡Un beso!

      Le gusta a 1 persona

  5. Julie Sopetrán
    01/01/2016

    Bueno, esta vez me he retrasado por culpa de los relojes… Así que bueno, te mando mi décima. Me gustó mucho el cuento, lo compartí, pero no, ni tiempo para comentarlo. Estos días todos los relojes se ponen de acuerdo para robarme tiempo… Eso es lo que pasa. Pero bueno, como ha empezado el año ya se han organizado después de una noche tan loca… y aquí está mi pequeño comentario, no sin antes desearos a todos FELIZ AÑO NUEVO!!! Muchos cuentos para 2016… que ya estoy deseando leer. Mi cariño y admiración.

    A la búsqueda del tiempo perdido

    Hoy, las termitas del hielo
    relojes del gran Parnaso;
    me avisaron, con retraso
    que el tiempo en constante vuelo
    es como palabra en duelo
    que no deja de incordiar.
    Yo, que no puedo volar,
    ando perdida entre nubes
    voy recreando las uves
    sin tiempo para rimar…

    Julie Sopetrán

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      02/01/2016

      🙂 ¡Gracias, Julie, por reservar tiempo de tu reloj para visitarnos, leer cuentos y, sobre todo, para dedicarnos tus poesías que nos hacen soñar. ¡Feliz año nuevo! Te deseamos lo mejor para este año, que tendrá un día más para ser feliz 😉
      Nos encanta tener cerca a personas como tú. Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

      • Julie Sopetrán
        02/01/2016

        Gracias a vosotros, Martes, porque vuestro blog es algo tan especial, me encantan los cuentos, los dibujos y todo vuestro trabajo didáctico e imaginativo… Lo disfruto mucho. Y os quiero. Y os admiro…Y bueno, como ves el reloj mágico me ayudó un poco…a cumplir mi palabra. Besos para el equipo, pero especialmente para ti, Martes.

        Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: Tempus Fugit | OTRAS MIRADAS

  7. edda diaz
    31/12/2015

    Tesoro tengo tablet acá en Márdel donde me hallo trabajando y algo hice …y se ha borrado tu cuento último Me lo reenviarias por favor no quiere mostrárselo

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      31/12/2015

      No hiciste nada, Edda, por una vez absolveremos a tu tablet y le daremos la culpa a los duendes informáticos que ayer me jugaron una mala pasada. 🙂 ¡¡Abrazos!!
      P.D. Descansa un poco, que trabajas demasiado 😉

      Me gusta

  8. maybeadream
    31/12/2015

    que bonitooo! feliz año!

    Le gusta a 1 persona

  9. Estaba convencida de que te había opinado sobre el cuento, y como me gustó tanto, me gusta tanto, no quiero dejar de transmitírtelo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      31/12/2015

      🙂 Sí lo hiciste, Isabel, y tus palabras me emocionaron. ¡¡Gracias!! No obstante, me alegra que me lo digas de nuevo… ¡¡A nadie le amarga un dulce!! 😀 😀 😀 Aprovecho para desearte una entrada a 2016 de cuento y espero que Don Tempus llene todos tus relojes de horas estupendas. ¡¡Gracias por estar cerca!! 😉

      Me gusta

  10. magailustra
    30/12/2015

    😀 que tiempos preciosos los que paso con Martes de Cuento. Gracias, que bella historia.

    Le gusta a 1 persona

  11. p [y] d
    30/12/2015

    Tus cuentos llegan a esta casa como todo lo mágico, arrasando.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      30/12/2015

      🙂 Manuel, gracias por tus palabras. Si hay magia en los cuentos es gracias a todos vosotros y a vuestras palabras de ánimo, que son un acicate para intentar mejorar martes a martes.
      ¡Ojalá en 2016 podamos estar de nuevo a vuestra altura! Y, sobre todo, esperamos que sigáis leyendo y ofreciéndonos tanto cariño 🙂

      Le gusta a 1 persona

  12. lostalleresdenatalia
    30/12/2015

    Qué bonito!!!! He visto el cuento en imágenes, como si estuviese viendo una película de dibujos.
    He visto a Momo entre las flores horarias, y al Maestro Hora.

    Gracias, Martes….porque viene muy bien recordar a diario que el tiempo no espera……….
    Muchos besos y un abrazo enooooooooooorme!!

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      30/12/2015

      ¡Un abrazo, Natalia! Carpe diem 😉

      Le gusta a 1 persona

    • edda diaz
      31/12/2015

      Querida martes…me borro tu ultimo cuentoyy borra mis comentarios. socorr9

      Le gusta a 1 persona

      • lostalleresdenatalia
        31/12/2015

        ????????

        Le gusta a 1 persona

      • Martes de cuento
        31/12/2015

        Edda, si te refieres al cuento de la Reina Maga, la culpa fue mía y solo mía 🙂 Ayer se publicó el del martes próximo día 5 y lo borré muy rápido, pero incluso así, salió el mail de aviso. ¡¡Los siento!! Si pinchas en el enlace, te dará error yu no podrás leerlo 🙂
        El martes próximo recibirás, puntualmente, el nuevo enlace en tu correo y entonces sí podrás verlo.
        En cuanto a los comentarios, si son los de “Tempus Fugit” verás que al final de todo, bajo el último comentario, pone “Comentarios más viejos”, si le das ahí verás los de las personas que escribieron primero 😉
        Espero haber solucionado tus dudas. ¡¡Mil besos y una feliz entrada al 2016!!

        Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29/12/2015 por en Cuento de Martes de cuento y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: