Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Una escoba nueva

brujita

Ilustración: Pilar Lama Mencía

A Maruja Laruja, bruja de profesión, le había afectado la crisis como a todo el mundo. Los ingredientes mágicos a los que debía sus mágicos poderes habían ido mermado en su despensa a causa de la escasez, y aunque a su escoba le hacía falta un cambio urgente, se resistía a sustituirla por una nueva, ya que andaba escasa de estornudos de rata, escamas de tritón, lágrimas de unicornio y polvo de escufitalia estridentis, una planta muy rara que solo florece en La Pelada, muy cerca de Las Colonias, cada doscientos años. Todos esos ingredientes son los que utilizan las brujas para preparar el ungüento que hace volar escobas, pero como también son imprescindibles para otros muchos hechizos y encantamientos, Maruja se resistía a gastarlos.

Pero el caso era que ya no podría volar mucho más sobre su vieja escoba, porque en el mango rojo de caoba habían decido instalarse diecisiete termitas que se estaban comiendo la madera, lo que provocaba que su transporte aéreo se desestabilizara en pleno vuelo.

El último incidente había ocurrido hacía tres días, al intentar esquivar a un brujo que sobrepasaba el límite de velocidad montado en una brillante escoba de aluminio último modelo. Maruja había girado bruscamente y había chocado de frente contra las ramas de un roble centenario. Fue rebotando de rama en rama, hasta quedar tendida sobre el suelo del Bosque Estupefacto; paraíso de seres mágicos y de osos pardos. Después de hacer el parte, el seguro le cubría solo algunos desperfectos y entre ellos no estaba incluido el cambio de mango que, debilitado como estaba, se había astillado completamente en el extremo de arriba a causa del golpe.

Maruja empezaba a estar muy, pero que muy preocupada; las voraces termitas no interrumpían su labor y, cuando la terminaran, dejarían a la bruja sin poder desplazarse por los aires y esa es una de las peores cosas que le puede suceder a una bruja; y precisamente ahora, que se acercaba el solsticio de verano en el hemisferio norte y el 20 de junio debía asistir al Gran Aquelarre.

La bruja se puso manos a la obra. Con hongos podridos, cáscaras de limón y pedos de sapo verde fabricó Ungüento Nauseabundo, la eficaz pócima contra las plagas de la madera. Pero aquellas termitas, llegadas al Bosque Estupefacto ocultas en el gorro de un brujo finlandés, eran especialmente agresivas y el potente repelente no había resultado eficaz. Al contrario, incluso parecía que la mezcla les gustaba, porque ahora devoraban la madera a mucha más velocidad que antes. Así que Maruja decidió arriesgarse como jamás antes lo había hecho…

Con las escamas de tritón que le quedaban y con siete plumas de la cola de un impundulu, fabricó dinero. Después, disolvió un poco de pirulensis salmodicum, un poderoso mineral marciano, en su café de la mañana y espero a que le hiciera efecto.

Al cabo de tres horas, Maruja era humana. El efecto del mineral duraría hasta el anochecer, luego recuperaría otra vez su forma de bruja. En ese tiempo, debía salir andando del Bosque Estupefacto, montar en el autobús, llegar a la ciudad y, una vez allí, encontrar una buena escoba, y eso cada vez era más difícil, porque los humanos hacía mucho tiempo que usaban aspiradores, que aunque también volaban, eran demasiado pesados y ruidosos para una bruja. Si encontraba una buena escoba, debería regresar a toda prisa y preparar el ungüento volador para frotar con él, durante tres noches consecutivas, el mango de su nueva escoba. ¿Estaría lista antes del Aquelarre?

Emprendió el viaje y poco después, en lontananza, divisó la esbelta silueta de los Almacenes Tulipán, un gran edificio de cuarenta y siete plantas en el que vendían cualquier cosa que se pudiera comprar. Allí pensaba dirigirse primero, segura de que podría encontrar una escoba a su gusto.

Al llegar a las puertas del imponente edificio de cristal, consultó el directorio:

—Mmmmmmm… Veamos… planta 1, supermercado, ¡no!, planta 2, moda de señora y caballero, ¡tampoco! planta 3, 4, 5, 6…, ¡no!, ¡no, no y no!… 10…, planta 13! ¡Aquí!

Subió volando a la planta de “Artículos para el hogar”, y allí estuvo varias horas probando escobas.

Probó las de mango metálico, pero las desechó rápidamente porque la lluvia las oxidaba. Luego examinó las de madera forrada con plástico y también las descartó porque resbalan demasiado. Quedaron eliminadas las de colores chillones, porque para una bruja es imprescindible pasar desapercibida… Luego miró las de cepillo de alambre y de cepillo sintético. Suaves y duras. Azules, verdes, rojas y doradas. Para caballero, para señora, para barrenderos profesionales y para aficionados. Para barrer casas y para barrer desiertos… Caras y baratas. Buenas y malas… ¡Todas! ¡Las probó todas!

Caía la tarde. Ya no quedaba ni una escoba que probar y los Almacenes Tulipán estaba a punto de cerrar. El tiempo corría raudo y ya faltaba poco para que a Maruja se le pasara el efecto del pirulensis salmodicum, entonces se convertiría de nuevo en bruja, y si ocurría eso y algún humano la descubría, sería muy, pero que muy peligroso.

Desesperada, y a punto ya de marcharse con las manos vacías, una puerta entreabierta que conducía a un viejo trastero llamó su atención. Entró y, tras una montaña de cajas vio, abandonado y lleno de polvo, lo que había estado buscando.

¡Aquella era la mejor escoba del mundo! Era de un modelo antiguo, de las que hacía años que ya no se encontraban. Esbelta, hecha de madera de cedro oloroso y con el cepillo de brezo unido con fuerte cuerda de estameña.

Maruja no podía creerlo, ¡aquella era una escoba reglamentaria de bruja! Y lo mejor de todo es que las escobas auténticas no precisan de ningún ungüento para volar. Solo hay que saber montar en ellas y pronunciar las palabras mágicas talladas en la madera del mango para que emprendan el vuelo. Emocionada, se escondió y aguardó en aquel cuartucho la llegada de la noche.

Cuando los primeros rayos de la luna llena penetraron por la ventana, Maruja, que ya había recuperado su forma de bruja, recitó:

Magicis arbor…Panditur et muscae!

Los que aquella noche miraron hacia el cielo, vieron recortarse la silueta de Majura Laruja, bruja de profesión, que montada en su nueva escoba emprendía el viaje de regreso hacia el Bosque Estupefacto.

FIN

¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?

rainbow_pencil_avatar_by_shirokuro_chan

shirokuro-chan

Si quieres, también puedes escuchar “Una escoba nueva” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Santornem’hi Monrelat

62 comentarios el “Una escoba nueva

  1. nini
    19/06/2015

    Preciosa historia , yo soy coleccionista de brujas ….pero de las buenas ehhh!!!!
    la noche del solsticio de verano , es genial para las brujas, con un poco de suerte veremos volar a Maruja ….

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      20/06/2015

      🙂 Pues en tu colección no puede faltar Maruja. Y estaremos muy atentos y miraremos al cielo por si la vemos pasar camino del Aquelarre. ¡Un abrazo! Gracias por leernos, Nini.

      Me gusta

  2. Qué cuento más bonito

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      19/06/2015

      Nos alegra mucho que te haya gustado el cuento y nos alegra, muchísimo más recibir tu vista y tu comentario. ¡Gracias por “pasear” por aquí! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Maribel
    17/06/2015

    Ayy Maruja que bien, ya tiene tu escoba nueva, pero cuentan por ahí que en un lugar llamado Bolonia quemaban a las brujas malas, no te acerques por ahí que hay un horno que las convierte en pan,,,, jejeje besitos brujitoss

    Le gusta a 1 persona

  4. Carmen Cifuentes "Collier"
    16/06/2015

    Las brujitas me encanta!! Mi enhorabuena por el proyecto del libro de cuentos, una muy buena idea. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      17/06/2015

      🙂 ¡Gracias, Carmen! Estamos muy contentos y animados con ese proyecto. Al final nos hemos decidido. ¿Será que las buenas vibraciones y el positivismo de tus entradas es contagioso? 😉 Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16/06/2015 por en Cuento de Martes de cuento y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: