Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

La comida real

reis

Ilustración: Emma Pumarola

 Este cuento y esta ilustración han sido posibles gracias a: 

Logo

 

Para los hermanos Sentido, asesores reales en varios mundos, que responden a los nombres de Oído, Olfato, Vista, Tacto y Gusto, cada vez es más complicado encontrar un lugar en la Tierra en el que celebrar la gran comida que disfrutan los Reyes Magos al terminar su reparto.

En esa reunión anual, además de comer y reponer fuerzas después de su agotadora jornada de trabajo, sus Majestades hablan de cómo les ha ido el día y planifican, con todo lujo de detalles, las tareas del año que tienen por delante, para que al llegar de nuevo el 6 de enero todo salga a la perfección. No pueden permitirse ni el más mínimo desliz, ya que en una sola noche se debe efectuar la entrega y cualquier error de cálculo supone un desastre difícilmente reparable.

La misión de los hermanos Sentido es buscar un lugar especial de reunión para Melchor, Gaspar y Baltasar, a los que es casi imposible sorprender, porque en sus más de 2.000 años de profesión han visto, oído, olido, tocado y gustado todo aquello que se puede ver, oír, oler, tocar o gustar. Así que, como podéis imaginar, es muy difícil impresionarlos con algo.

Por eso, cada uno de septiembre, los cinco hermanos se ponen en marcha y recorren juntos el mundo.

Este año, sin embargo, después de discutirlo largamente, decidieron tomar distintos caminos para ampliar la cada vez más complicada búsqueda.

Olfato se fue a Asia, porque había oído que allí, el aroma de la cúrcuma, el cardamomo, la cayena, el cilantro y la canela cosquillea en la nariz cuando el aire esparce en los coloridos mercados de especias su dulce y suave perfume.

Siete días después de su partida, propuso a sus hermanos celebrar la reunión en Estambul, contemplando el mar de Mármara.

La propuesta se rechazó, porque en 1453 ya se celebró allí la comida.

Oído puso rumbo a Oceanía, donde hay quien dice que, si se escucha con atención, se oye hablar al silencio, que se refugia a menudo en aquellas vacías inmensidades para poder meditar.

Volvió al cabo de un mes convencido de que el punto idóneo de reunión era el desierto Pintado de Australia, que en inmemoriales tiempos sirvió de paleta para ensayar combinaciones de colores a las cuatro estaciones cuando aún vivían juntas.

La propuesta se desestimó, porque se esperan vientos racheados a principios de enero en aquella zona y es un poco molesto encontrar arena en la comida.

Tacto tomó la dirección de África, para poder acariciar la piel de los animales en libertad, porque cuentan, los que la han tocado, que es la más suave del mundo, muy distinta a la de los animales cautivos, cuya piel se vuelve rugosa a causa de la pena.

Al volver a finales de octubre, propuso a sus hermanos ir a Tanzania, a la inmensa sabana del Serengeti, donde los animales corren sin barreras.

Se desechó la propuesta a causa de que en enero, precisamente, comienzan las grandes migraciones en la región de Ndutu y se prevé que más de un millón de ñus, trescientas cincuenta mil gacelas y unas cincuenta mil cebras se reúnan allí para emprender su periplo anual.

Vista se marchó hacia América, donde selvas, cordilleras, pampas, mares, ciudades y desiertos desprenden una luz tan especial que, mires hacia donde mires, te explota en mil colores dentro de la retina.

A mediados de noviembre regresó con su propuesta: irían a Guatemala, al lago Atitlán, que en idioma náhuatl significa «en el agua».

La idea quedó inmediatamente descartada, porque Melchor sufre de reuma y en el agua lo pasaría fatal.

Gusto, el último de los hermanos Sentido, optó por explorar Europa.

No se ha sabido nada de él hasta hace dos días, cuando sus hermanos, muy nerviosos, reclamaron su presencia con urgencia.

Regresó de su viaje muy feliz, rebosante de salud. Propuso ir a Capmany, un precioso pueblecito al sur del viejo continente donde, según dijo, todo es maravilloso. Allí lo habían tratado tan bien, ¡que se había olvidado por completo de su misión!

Emocionado, Gusto relataba a sus hermanos:

—¡Ay, hermanos!… Después de recorrer Europa entera, después de degustar las más exclusivas exquisiteces, descubrí un restaurante tan, tan, pero tan especial que decidí quedarme a vivir en él. ¡Y no me equivoqué! Allí he visto, olido, saboreado y tocado cosas que vosotros no creeríais. Juntas, viandas y trufas, me contaron que…

—¡¡¿¿Trufas??!! —exclamaron a la vez Oído, Olfato, Vista y Tacto.

Porque a los hermanos Sentido, si hay una cosa en el mundo capaz de volverlos locos es, precisamente, una trufa, el hongo mágico cuyo cuento empieza, justo, donde acaban otros.

«Érase una vez una trufa que se enamoró de un árbol y abrazada a sus raíces esperó paciente, a oscuras y en silencio, el momento preciso para entregar al mundo el fruto de ese amor».

Y es que cada año, en los espesos bosques de castaños, nogales, encinas y robles se viven fascinantes aventuras bajo la tierra. Algunas las conocemos porque, al llegar enero, quieren ser contadas y entonces desprenden un suave aroma que solo el fino olfato de jabalíes y perros puede percibir. Las trufas, cargadas de cuentos, son desenterradas y en ese momento hay que ir con muchísimo cuidado, porque solo un experto, con delicadeza, ternura y mimo, puede desprenderlos, muy despacio y sin dañarlos, de entre la tierra adherida en la rugosa superficie de las trufas. Si no se hace correctamente, finales o principios de esos cuentos pueden perderse irremediablemente.

Después, las historias desprendidas de las trufas deben mezclase cuidadosamente con los más deliciosos manjares para que juntos compongan relatos llenos de sabores, colores, olores y texturas que, al comerlos, estallan en el paladar. ¡Y no cualquiera puede hacer esto!

Pero precisamente, en Capmany, Gusto descubrió a uno de los mejores artistas desprende cuentos del mundo. Se llama Toni, y los hermanos Sentido decidieron que este año fuera él el encargado de cocinar la comida real.

Ha preparado un banquete muy, muy especial a base de trufas y, ¡por fin!, después de muchos siglos, los cinco hermanos han conseguido sorprender a los tres Magos de Oriente, que a estas horas aún siguen allí, saboreando historias.

Y aunque hoy el restaurante de Toni está reservado para Melchor, Gaspar, Baltasar, todos sus ayudantes y, naturalmente, para los cinco hermanos Sentido, podéis encargarle mesa para otro día y disfrutar de todo lo que nos cuentan sus platos.

Porque nosotros, que sabemos mucho de cuentos, os aseguramos que viviréis una experiencia…

 

¡…mágica en…!

Logo

FIN

 ¿Quiénes han hecho posible este cuento?

 

32 comentarios el “La comida real

  1. Arpon Files
    19/02/2016

    Gracias por hacernos retomar la imaginación y pasar un buen rato lejos de la realidad… retrotraernos a nuestra niñez. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      20/02/2016

      🙂 Este cuento lo escribimos “a medida” para Toni, un buen amigo dueños de un magnífico restaurante, “La Llar del Pagès”. Nos gusta fundir realidad y ficción para crear un espacio en el que cabe el sueño y la parte, a veces olvidada, de niñez que queda en el alma de todos 🙂
      ¡Gracias por compartir y hacer volar nuestros cuentos! 😉

      Me gusta

  2. Pingback: La comida real – Espacio de Arpon Files

  3. LupeMateo
    18/01/2015

    Reblogueó esto en yofumoenpipa.

    Le gusta a 2 personas

  4. María-Cruz Estada
    17/01/2015

    Bonito equívoco ese de la comida real de ficción. Me parecéis interesantes.

    Le gusta a 2 personas

  5. Loretta Maio
    15/01/2015

    ¡Cómo me gustan vuestros cuentos!

    Le gusta a 2 personas

  6. María
    12/01/2015

    Creo que lo mágico es vuestra forma de contarnos estos cuentos, bellos, divertidos y que son como una caricia cuando llega cada martes.
    Un abrazo a repartir, pero con mucho cariño…

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      13/01/2015

      ¡¡Nos encanta acariciar con las palabras!!
      Como tu abrazo era solo uno, pero muy grande, lo hemos podido repartir entre todos los habitantes de la Isla Imaginada y aún nos ha quedado un poco, así que lo hemos guardado en el frasco 7.125, estantería B20 de los abrazos para usarlo otro día. 🙂
      ¡Besos, María!

      Le gusta a 1 persona

  7. Tengo una trufa que esperaba este cuento. Gracias!
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  8. Maribel
    07/01/2015

    Que cuento mas estupendo, feliz año xD

    Le gusta a 1 persona

    • Martes de cuento
      07/01/2015

      Maribel, con lo aficionada que tú eres a las buenas recetas, seguro que la próxima visita de Gusto será a tu blog. ¡Un abrazo y feliz año también para ti! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  9. Mercè
    07/01/2015

    Que chulada de cuento! Cada martes me sorprendo más! Felicidades!

    Le gusta a 1 persona

  10. juani casco
    06/01/2015

    Hummmm!!! Vaya comilona habrán degustado los Reyes Magos!!! Bien merecida se la tienen por hacer a nuestros niños tan felices!!! Esperemos que hayan repartido muchos cuentos para leer y disfrutar. Gracias por esta historia llena de imaginación. Me ha encantado!! Y un poquito de envidia si que dan……habrá que probar el restaurante de Toni. Un abrazo!!!

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      07/01/2015

      Seguro que han podido descansar después de su duro día de trabajo y seguro que han entregado muuchos cuentos.
      Por cierto, cuando visites el restaurante de Toni ya nos contarás si ves a los Reyes, a Gusto o a cualquier otro personaje pero, sobre todo, escucha bien las historias que te cuenten los platos y después ¡nos las explicas a nosotros!
      ¡Un abrazo! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  11. Marisa Alonso
    06/01/2015

    Con lo que me gusta viajar y comer! Es perfecto,jajaja
    Felíz día de Reyes para tod@s
    Un beso con achuchón.

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      06/01/2015

      ¡Feliz día de Reyes, Marisa! 🙂
      Cuando vayas a comer al restaurante de Toni, avísanos, que también iremos nosotros. Puede ser un perfecto lugar de encuentro para buscar historias 😉

      Le gusta a 1 persona

  12. Rosa Ave Fénix
    06/01/2015

    Excelente!!! estoy segura que sus Majestades habrán quedado satisfechos, nada como la comida de nuestras tierras, muy cercanas al mar y los aires de los Pirineos.
    Hasta el martes que viene…

    Le gusta a 2 personas

  13. exudus999
    06/01/2015

    Un verdadero deleite de la imaginación

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      06/01/2015

      🙂 La imaginación puede comer cualquier cosa y a medida que más come se va haciendo más saludable y grande. Así, que lo mejor es darle muuuucho de comer 😀 😀

      Le gusta a 2 personas

  14. Toni
    06/01/2015

    La trufa es verdaderamente mágica… pero tus cuentos (que se elevan por encima de nuestros ojos abiertos como platos), nos despiertan la imaginación y los sentidos, al tiempo que nos acarician el corazón.
    Muchas gracias!

    Le gusta a 2 personas

    • Martes de cuento
      06/01/2015

      ¡Gracias a ti, Toni por tu comentario! Porque imaginamos que, ocupado como estarás con el gran banquete para tantos invitados importantes, poco tiempo tendrás hoy para nada. ¡¡Dale recuerdos a los Reyes y a los hermanos Sentido de nuestra parte!!

      Le gusta a 1 persona

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: