Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Las cabritas y el lobo

01_cabritas

En medio de la estepa rusa, en una pequeña isba con el techo pintado de rojo y con una mirilla en la puerta en forma de corazón, vivían, felices y contentas, Mamá Cabra y sus tres hijitas.

Las tres cabritas eran muy jóvenes y aún no tenían cuernos, de modo que no tenían con qué defenderse de sus enemigos.

De entre todos los enemigos de las cabritas, el más terrible era Lobo Gris, una fiera que atemorizaba a todos los animales de la estepa y, por eso, las cabritas tenían que permanecer siempre dentro de su casa. La única que salía a buscar comida era la mamá, una vieja cabra robusta, con unos poderosos cuernos, capaz de enfrentarse a cualquier enemigo por terrible y fiero que fuera.

Cuando Mamá Cabra salía, recomendaba a sus tres hijitas que cerraran bien la puerta y que la abrieran solamente cuando ella regresara, al anochecer.

Las tres cabritas se quedaban mirando cómo se alejaba su mamá y luego cerraban la puerta con doble vuelta de llave.

Al anochecer, volvía la cabra y, para darse a conocer, balaba dulcemente:

Cabritas, mis tres cabritas,

en el campo ya no hay sol;

muy pronto saldrá la luna.

Ha llegado vuestra madre,

que os quiere más que ninguna

y os ofrece el corazón.

Las cabritas reconocían la voz y la canción y corrían a abrir la puerta. Bajo la atenta vigilancia de la madre, correteaban y saltaban en el prado que había frente a la isba y luego se encerraban en casa para pasar la noche y no ser sorprendidas por el lobo.

A veces, en las noches de luna llena, Lobo Gris se acercaba, husmeaba en torno a la cabaña y rascaba la puerta. Tenía la esperanza de que alguna vez Mama Cabra se olvidara de dar la vuelta a la llave y entonces ¡qué cena más rica sería para él una de las tiernas cabritas!

Después de varios intentos, se convenció de que Mama Cabra no se olvidaba nunca de cerrar la puerta y que las cabritas jamás abrían a nadie en ausencia de su madre.

—¿Cómo conseguiré que abran la puerta? –se dijo un día Lobo Gris.

Después de pensar y pensar, se propuso aprender la canción de Mama Cabra y una tarde se fue hacia la isba y cantó:

Cabritas, cabritas,

en el cielo ya no hay sol;

ya va saliendo la luna.

y ya llega vuestra madre,

que os quiere como ninguna

y os comerá el corazón.

—¡Ja, ja, ja! —rieron las cabritas al oír como Lobo Gris imitaba a su madre.

La fiera se dio cuenta de que la letra de la canción era distinta y de que había cantado con su voz ronca.

—¡Seguiré aprendiendo! —se dijo el lobo.

Pero por mucho que ensayaba, la voz le seguía saliendo demasiado áspera. ¿Qué podía hacer? De pronto, se le ocurrió una idea. Fue a la aldea y le pidió al herrero que le hiciera una pieza especial de hierro para estrechar la garganta. Con este aparato, se presentó ante la puerta de la isba y empezó a cantar:

Cabritas, mis tres cabritas,

en el campo ya no hay sol;

muy pronto saldrá la luna.

Ha llegado vuestra madre,

que os quiere más que ninguna

y os ofrece el corazón.

—¿Será mamá de verdad? —dijo una de las cabritas—, es su voz y su canción.

—Es demasiado temprano. No es la hora habitual de su regreso —agregó otra.

—Me asomaré a la ventana —agregó la tercera— hay que ser prudente como dice siempre Mamá Cabra.

Cuando la cabrita vio que el que cantaba era el lobo, cerró sigilosamente la ventana y las tres se refugiaron en el fondo de la cabaña.

Lobo Gris siguió cantando hasta la caída de la tarde. Estaba seguro de que lo estaba haciendo bien. Por enésima vez iba a empezar de nuevo la canción:

Cabritas, mis tres cabritas…

cuando un feroz topetazo le aplastó el hocico contra la puerta de la cabaña. El golpe fue tan tremendo que se le partieron los colmillos. Sangrando por la boca y aullando de dolor se marchó corriendo de allí.

Dentro, las cabritillas estaban muy asustadas.

—¿Qué estará sucediendo ahí afuera? —preguntó una de ellas en voz baja.

Mamá Cabra, que tenía un oído muy fino, lo oyó y respondió:

—Un pequeño accidente, hijas mías. Lobo Gris ha tropezado con mis cuernos y se ha roto el hocico. Acaba de salir corriendo en busca de un dentista.

En el interior las cabritas se rieron a carcajadas:

—¿De manera que ha tropezado con tus cuernos mamá?

—Sí, hijas mías, ¡y qué tropezón!

—Mamá, ¿crees que Lobo Gris volverá por aquí?

—¡Hum! —contestó Mama Cabra— el lobo puede perder el pelo, pero nunca pierde la maña. Así que, por si acaso, cambiaremos la canción:

Cabritas, mis tres cabritas,

en breve saldrá la luna,

ya se va poniendo el sol.

No se ve fiera ninguna,

pero si aparece alguna

recibirá una lección.

FIN

¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?

rainbow_pencil_avatar_by_shirokuro_chan

6 comentarios el “Las cabritas y el lobo

  1. Ana Gracia
    11/02/2014

    Vine a agradecerte tu comentario sobre mi cuento La Bufanda Humanitaria y me encontré con este bello espacio y acá quedé atrapada leyendo este hermoso cuento de un Lobo Gris que no contaba con la creatividad y fortaleza de Mamá Cabra.

    Un placer que hayas leído una de mis historias. Te invito a mi blog cuentosdetihada donde podrás leer otros cuentos de mi autoría.

    Gracias!!! Un abrazo!!!

    Me gusta

  2. Ayyy esta semana he llegado un poquito tarde a la cita de los martes… casi se me junta con el cuento de mañana!
    Un beso fuerte!

    Me gusta

    • 😀 😀 😀 Ya sabes lo que dicen: “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Esperamos que te haya gustado y que mañana no faltes a la cita.
      Un beso enorme y gracias por visitarnos.

      Me gusta

  3. Artesana de Cuentos
    04/02/2014

    ¡Sorprendente la adaptación de “El lobo y los 7 cabritillos” de los Hermanos Grimm! Aunque en este caso eran sólo 3 cabritas. Me ha encantado el giro que el autor le ha dado a la historia, un toque de humor mordaz nunca viene nada mal.

    Y además, seguro que el lobo feroz -aunque está en su condición de saberse astuto, fiero y veloz- no sé si después de esta lección volverá a las andadas. Lo que sí es seguro es que en el dentista se habrá dejado toda la paga. 😉

    Un beso y muchísimas gracias por regalarnos este cuento.

    Me gusta

    • De hecho, Artesana, tal y como comentamos en la sección “Quién escribe y quién ilustra”, no sabemos si esta versión es anterior a la de los Hermanos Grimm, ya que ellos, aunque recopilaron principalmente la literatura oral alemana, también se valieron de cuentos europeos y tal vez transformaron la presente versión, puesto que en este cuento que hemos adaptado y que encontramos en un libro bastante antiguo, se cita como fuente: “cuento popular ruso”.
      De esta versión con tres cabritas únicamente hemos localizado otra similar; en el resto de cuentos hay siete cabritas.
      Consultamos a una filóloga, amiga nuestra, que en la actualidad está viviendo en Moldavia para saber cómo se cuenta el cuento en aquella zona y, aunque estuvo investigando, solo pudo encontrar una versión en la que no se citaba número de cabritas. En el resto de casos, la gente conoce la versión con siete cabritas.
      Así que, como indicamos en el apartado de autores, si alguien tiene alguna información contrastada sobre este tema, estaremos encantados de conocerla.
      Un abrazo Artesana y nos alegramos mucho de que esta versión te haya gustado.

      Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 04/02/2014 por en Cuento popular y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: