Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

El muñeco de nieve que no se quiso deshacer

snowman_by_bkrabbit-d5r70qo

Los muñecos de nieve solo son un montón de nieve al que se le pone un gorro, una bufanda, una zanahoria por nariz y dos piedrecitas por ojos. Después, cuando sale el sol y deja de hacer frío, el montón de nieve se convierte en agua y el muñeco desaparece.

Aunque no siempre es así. En ocasiones, los muñecos de nieve cobran vida y viven para siempre. Pero para que un muñeco de nieve pueda cobrar vida, se deben dar ciertas circunstancias.

Primero, se tiene que empezar a hacer el muñeco exactamente dos horas después de que haya caído el último copo de nieve del cielo.

Segundo, un rayo de sol tiene que tocar la punta de la zanahoria que le hace de nariz justo en el momento en el que se le coloca al muñeco.

Tercero, y muy importante, al ponerle las dos piedras que hacen de ojos, lo primero que tiene que ver el muñeco es una pluma azul de pájaro flotando en el aire.

Si se cumplen estas tres condiciones, el muñeco de nieve puede cobrar vida cuatro horas y siete minutos después de que el último ser humano lo haya mirado.

Pero para poder vivir, el muñeco de nieve tiene que desearlo y pedírselo de este modo a la primera estrella que aparece:

Estrellita del cielo,

la primera que veo,

estrellita te ruego:

¡que se cumpla mi deseo!

Es muy, pero que muy, muy difícil que todas estas circunstancias se den al mismo tiempo. De hecho, diríamos que es casi imposible y, que nosotros sepamos, solo se conoce un caso en todo el mundo. Ocurrió hace muchísimo tiempo y en los libros de historia no consta. Nosotros nos enteramos de su existencia por casualidad, ojeando la Enciclopedia de los hechos verdaderamente importantes una tarde lluviosa.

En el tomo XLI, leímos que el único muñeco de nieve vivo de la historia empezó a respirar la noche del 24 de diciembre de 1224 y que, en la actualidad, está viviendo en el Polo Norte (los climas cálidos parece que son un poco perjudiciales para su salud), y está felizmente casado con una osa polar.

Cada 24 de diciembre, para festejar su cumpleaños, el muñeco de nieve concede un deseo al primer ser humano que esa noche se asoma a la ventana y pide a la primera estrella que aparece:

Estrellita del cielo,

la primera que veo,

estrellita te ruego:

¡que se cumpla mi deseo!

FIN

¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?

rainbow_pencil_avatar_by_shirokuro_chan

2 comentarios el “El muñeco de nieve que no se quiso deshacer

  1. Isabel S.
    24/12/2013

    Me ha encantado, son estupendos vuestros cuentos. Aprovecho y os deseo una Feliz Navidad. Un saludo

    Me gusta

Nos encanta que nos cuentes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24/12/2013 por en Cuento de Martes de cuento y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: